2.11.09

El León y el Elefante

Un día un viejo león se despertó y conforme se desperezaba se dijo que no recordaba haberse sentido tan bien en su vida.

El león se sentía tan lleno de vida, tan saludable y fuerte que pensó que no habría en el mundo nada ni nadie que lo pudiese vencer. Con este sentimiento de grandeza, se encaminó hacia la selva, allí se encontró con una víbora a la que paró para preguntarle.

"Dime, víbora, quien es el rey de la selva? le preguntó el león.

Tu, por supuesto le respondió la víbora, alejándose del león a toda marcha.
El siguiente animal que se encontró fue un cocodrilo, que estaba adormecido cerca de una charca.

El león se acercó y le preguntó Cocodrilo, dime ¿quién es el rey de la selva?
¿Por qué me lo preguntas? le dijo el cocodrilo, si sabes que eres tu el rey de la selva

Así continuó toda la mañana, a cuanto animal le preguntaba todos le respondían que el rey de la selva era el.

Pero, de pronto, salió al paso un elefante.
Dime elefante, le preguntó el león ensoberbecido ¿sabes quién es el rey de la selva?

El elefante enroscó al león con su trompa levantándolo cual si fuera una pelota, lo tiraba al aire y lo volvía a recoger...hasta que lo arrojó al suelo poniendo sobre el magullado y adolorido león su inmensa pata.

Muy bien, basta ya, lo entiendo atinó a decir el adolorido león, pero no hay necesidad de que te enfurezcas tanto, porque no sepas la respuesta.
La soberbia (pecado capital) afecta a los que nos rodean porque tendemos a menospreciar a los demás exaltando nuestro yo e imposibilitando la armonía y convivencia.


Dime lo que crees ser y te diré lo que no eres.

Henry Frédéric Amiel

11 commentaires:

Rebeca dijo...

¡Qué gracioso el león! soberbio sí, pero con un puntito gracioso.

Ahora me pongo seria algunos pecados nos llevan a infravalorar a los demás, deberíamos ser humildes, sólo así se puede aprender de verdad en esta vida.

Mª JOSE. dijo...

Romairys...realmente cierta esta fábula y como toda fábula siempre llevan una moraleja.La soberbia es uno de los peores dones ,y el más extendido ,que padece la humanidad.
Besos.MJ

DEMOFILA dijo...

Muy buena metafora, has reflejado muy bien la soberbía de las personas, efectivamente cuando encontramos a otra persona que nos haga frente, es cuando nos damos cuenta de la soberbia en la que hemos entrado.
Si no hay dos personas, no hay pasión, la pasión solo puede surgir cuando hayan dos personas, que estén muy enamoradas, porque sin amor, tampoco hay pasión.
Besotes, guapa, feliz fin de semana, que empieza una nueva semana de trabajo, aunque, por suerte, con un día menos.

FAIL dijo...

Jjejeje muy buena lección. Muy bien contado además.

Un abrazoteeeeeeeeeeeee

Mundo Animal. dijo...

ESTA GENIAL AMIGA QUE GRAN LECCION NOS DEJA EL ESCRITO,ESPERO TENGAS UNA SEMANA GENIALLL
ABRAZOS CHRISTIANNN

Belkis dijo...

San Agustín dijo: "La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano". muy buena enseñanza Romayris. Un abrazo y buena semana

Aldhanax Swan dijo...

Qué lindo! Cuánta sabiduría. La soberbia nos vuelve ciegos y no nos deja ver nuestro propio ser. Creemos ser mejores que los otros y así jamás crecemos ni aprendemos nada.
Besos y gracias por compartir.

JR dijo...

Muy buena reflexión, tenemos que corregirnos antes que nos aplaste el elefante.

Besos y gracias por tu visita.

Chelo dijo...

Aqui decimos, dime que presumes y te dire de que careces, es bueno el cuento, gracias por la visita, espero que vuelvas, un beso guapa.

Francisco Javier dijo...

Esta hermosa esta entrada, el león y el elefante, me ha recordado a unos dibujillos animados que veía de pequeño, es hermoso leerte, un beso y feliz semana.

El Marino Español dijo...

Jajaja! Buenísimo! Yo lo recuerdo en la versión de un comediante cubano, creo que se llamaba Alvarez Guedes.