23.3.09

Confesión Profunda


Te tuve en mi mente toda una semana
te buscaba y no te encontraba
todas mis llamadas eran rebotadas
porque simplemente no estabas.
Por fin llegó el momento del encuentro
me desperté temprano como de costumbre
bañé mi cuerpo y cepillé mis dientes
me coloqué un jeans ajustado
y una camiseta por fuera
salí a tu búsqueda con la esperanza de encontrarte
y en cada kilómetro que recorría se me aceleraba el alma.
Por fin llegué a donde estabas y me contuve de salir corriendo
no vi a nadie en primera instancia
y dudé de mi travesía por un momento,
me temblaban las piernas
se me aguaban los ojos
se me resbaló el bolso que colgaba de mi espalda
sólo deseaba tenerte en mis brazos y acariciarte como soñaba.
De repente alguien vino a mi encuentro
y de la forma más delicada pregunté por ti
anhelaba verte, sentirte, olerte, tocarte
me llevé una grata sorpresa cuando me mostraron donde estabas
te vi acompañado y los nervios me traicionaban.
Me acerqué despacio a ti como un gato que estudia a su presa antes de cazarla
te observé de arriba abajo y de inmediato supe que eras lo que esperaba
te toqué y sentía como si hubieses sido mío desde antes de rozarnos
y desde ese instante se dibujó una sonrisa que aún conservo en mis labios
Quería que nos escapáramos tomados de las manos de ese lugar en silencio
y todo mi sueño se vino abajo cuando la señora del vivero me dijo son 575 pesos
va a pagar en efectivo o tarjeta?
yo le respondí con voz suave: con tarjeta
y desde el sábado pasado sólo somos uno tu y yo mi Bambú amado .
foto desde google

4 commentaires:

Belkis dijo...

Bonitas palabras Romayris, las confesiones son buenas para aliviar el peso que lleva el alma. Intuyo que estás enamorada y eso es precioso. Un beso

Jonathán dijo...

Megusta esa confesion cuidate.....

Wendy5 dijo...

Mmmm ayyyyyyy ya yo te iba a preguntar que si ahora esta de moda que los vendan jejeje
Pero si esta muy bonito, que siga asi!!!

Palmoba dijo...

jajajaja, que vivan los bambus!!!!