19.1.09

En la tarde de ayer estuve mirando la película con la cual titulé este post y confieso públicamente que soy de las que prefieren los finales color de rosa y la frase "y vivieron felices para siempre".


Esta historia trata de un mayordomo llamado Mr. Stevens (Anthony Hopkins) que servía en una mansión llamada Darlington Hall (perteneciente a un aristócrata inglés afín al partido nazi alemán durante la segunda guerra mundial).La señorita Kenton (Emma Thompson) entra a trabajar como Ama de Llaves, es una sencilla pero atractiva mujer, muy responsable y trabajadora, llega a ser el brazo derecho de Stevens. Stevens se enamora de ella en silencio, aunque nunca se atreve a dar el primer paso, pues su papel de Mayordomo está por encima de sus sentimientos. La señorita Kenton, también se enamora del señor Stevens e incluso llega a insinuarsele quien la esquiva en algunos momentos de intimidad.

Este drama es la frustrada crónica de un doble fracaso de un ser que ha dedicado su vida lealmente a un señor imperturbable y que al mismo tiempo ha perdido la oportunidad de vivir una historia de amor por su necesidad de mantener ante todo momento la calma, la pasividad e intentando mantener todas las cosas en "orden" aunque por dentro vivía su propio infierno.

Con el tiempo la señorita Kenton acepta la propuesta de matrimonio de un antiguo compañero de trabajo Mr. Bren con el que se había reencontrado en la mansión donde ahora trabajaba renunciando inmediatamente a su puesto de Ama de Llaves y abandonando la misma.Stevens la deja irse siendo indiferente pero muriendo por dentro.

Pasan unos 20 años distanciados y Mr. Stevens recibe una carta de la señorita Kenton en la que solicita nuevamente su empleo al enterarse en las noticias que su antiguo jefe había muerto y ahora la mansión pertenecía a un ex-congresista de Estados Unidos que años atrás la había visitado y la había adquirido en una subasta junto con todas las valiosas pertenencias que tenía. Ambos acordaron un lugar para su reencuentro y Mr. Stevens, quien condujo cientos de kms.hacia ese destino pensando en no dejarla escapar por segunda vez y con la idea de que fuera a trabajar nuevamente a su lado se encontró con que ya ella no podía aceptar el empleo porque su hija estaba embarazada y no quería distanciarse de ella, ni del niño por nacer... Nueva vez el corazón de Mr. Stevens fue destrozado en pedazos al oir esta triste noticia, la última vez que la vió fue ese día bajo la lluvia cuando tomó el autobus y se despidió tocando sus dedos los cuales se le escurrieron entre las manos y nunca pudo decirle todo lo que sentía y había callado.


Al terminar la película quedé deshecha y con los ojos aguados, simplemente no me parecía justo y en ese final pude sentir su vacío y soledad, pero así soy a veces me paso de sensible.
Para mi una excelente película que resalta los valores de lealtad en el amor y la amistad.

Trailer:

Nominada con:

8 candidaturas a los Premios Óscar.
4 candidaturas a los Globos de Oro.
5 candidaturas a los Premios BAFTA británicos.

Ficha técnica:

Título:The Remains Of The Day (Lo que queda del día)
Dirección: James Ivory
Reparto: Anthony Hopkins, Emma Thompson, Christopher Reeves, James Fox, Hugh Grant
País: Reino Unido
Año:1993
Género:Drama
Duración:120 minutos

3 commentaires:

Pedro Genaro dijo...

Una excelente película Romy...lamentablemente, el problema de este personaje tiene varias raíces. A tono con la imagen que tenemos de los ingleses, Stevens encarna la típica flema inglesa, pero además ha tenido una formación férrea y una psico-rigidez que no lo ayudan a expresarse, y su profesión agrava las cosas, pues exige de él mucha discreción, y aparentemente el señor Stevens no puede lidiar con tantos paradigmas.

v.vicens dijo...

Hola Romy.
Gracias por tus dulces y cariñosos comentarios en mi nuevo blog de Arte Urbano.
Este post me trae muchos recuerdos sabes. Esta película me hizo llorar y pensar en lo injusto que es a veces el amor.
Te recomiendo, si te gusta el actor y drama que veas TIERRA DE PENUMBRA, con esta lo pasé aún peor, la historia es muy triste y bella. Una gran película que te la aconsejo de corazón.
Estamos en contacto guapa.
Besitos desde España.

ther dijo...

me encantan las peliculas con happy end. hoy me han pasado "PD: i love you" mi compi me ha dicho que lloró desde el minuto 0 así que estoy deseando verla.

besitos de martes