3.1.09

Cuánto Más?

Hace unas cuantas semanas retornaba de un viaje largo y agotador de casi 500 kms. de donde resido. Iba con mi madre y un primo bien cercano a mí el cual conozco desde muy pequeña y de repente cuando estamos de regreso él toma su teléfono móvil y llama a una persona (a la que luego conocí) y le dice "mi vida estaré en breves minutos en tu casa guardame un café", upssssss! Comencé de inmediato a pensar "y para dónde es que vamos, él está casado tiene 3 hijos preciosos una esposa muy bonita, amorosa y de alma noble, asiste a la iglesia y por lo menos aparentan ser una familia feliz". Traté lo más rápido que pude de incorporar mi pensamiento a mi boca y le pregunté "*Martín, para dónde es que vamos?" a lo que me respondió "vamos a tomarnos un cafecito cerca de donde estamos, no te desesperes que ya estamos a escasos kilómetros del mismo".
Llegamos al lugar, abro primero la puerta del vehículo y comienzo a arreglarme el cabello (todo esto haciendo tiempo hasta que él saliera y nos presentara), luego salió mi madre y por último él quien muy animadamente saluda a la chica con un tremendo beso en la boca y le dice "hola mi amor cómo estás?", yo que me estoy dando cuenta de lo que está pasando y en estado de shock la saludo y también a la madre de ella que la acompañaba. Mi querida madre y yo asombradas y haciéndonos de la vista gorda tratamos de actuar de la forma más natural y agradable posible para no hacer sentir mal a nadie aunque por dentro ambas nos estábamos muriendo del malestar de saber que aún estando casado tenía otra compañera y bien lejos de donde residía.

Procedimos a tomarnos el café que dicho sea de paso no me gusta pero me lo tomé todo por ser cortés y no caer pesada, pero está de más decir que me cayó mal primero, por lo que antes mencioné y segundo por la situación en que me lo tomé. Duramos aproximadamente 20 minutos que para mí resultaron eternos y por fin después de ese largo rato hablando de cosas insípidas escucho la melodiosa frase para mi espíritu y mis oídos: "Pues mi amor nosotros nos vamos a marchar porque nos falta mucho para llegar a nuestras casas y casi es de noche". Nos despedimos con besos y abrazos (sí, asimismo... besos y abrazos de las dos) y prometimos volver tan pronto nos fuera posible, tal vez en algún día feriado.

Desde el momento en que entramos al vehículo no hicimos ninguno de los tres comentario alguno de lo acontecido y entre chistes y canciones tratamos de obviar esa escena y la verdad es que a la fecha tampoco lo he comentado con mi madre y mucho menos con él, simplemente se ha quedado en el aire como si se quisiera negar o eliminar esa parte de la historia que vivimos.


Yo, aún me pregunto qué falló en su matrimonio porque aunque veo las cosas desde afuera no todo se finge y ellos "aparentan ser la pareja perfecta" que asiste a una comunidad en la iglesia, que su economía es bien estable y que gracias a Dios no les falta nada, que tienen 3 hijos inteligentes y que sus empresas tienen muchos años de éxitos establecidas en nuestro mercado.

Por qué los hombres siempre buscan por fuera aún lo proveas de todo? Será que se cansan de comer lo mismo todos los días? Por qué si saben que su matrimonio no va bien no lo terminan y punto, será por los hijos? Por qué armar triángulos cuando el amor acaba? Quién es más culpable el hombre o la amante de que sucedan estas cosas?

Miles de interrogantes pasan por mi cabeza y yo prefiero dejar de lado esos pensamientos cuando comparto con él y su familia por el bienestar de todos tratando de hacer mentalmente un borrón y una cuenta nueva.

Cuánto más hay que dar?

Será que todos los seres humanos somos infieles por naturaleza?

Frase:

"El ochenta por ciento de los maridos son infieles en América. El resto lo son en Europa"

*Nombre ficticio.

2 commentaires:

Tecnometro dijo...

Muchos de esos hombres que son infieles, dicen que no dejan a sus esposas porque las aman, otros por sus hijos, pero me pregunto como puede ser posible.

1ero. Si amas a alguien no debes engañarla.

2do. Los hijos tarde o temprano se enteraran, porque estarán presentes ante las disputas de los padres.

En fin, para mi lo más sano es que si no quieres estar más con alguien, déjala. Piensa en el daño que le estas causando al serle infiel y a tus propios hijos que ven tu mal ejemplo.

Romayris, te me cuidas mucho!

Edward Moreno dijo...

Gracias! Feliz Año linda!
Nos vamos a juntar prónto te aviso!