27.3.08

Mal Servicio

Hace algunas semanas fuí a Kantabar ubicado en Unicentro Plaza de la Lincoln y estuve compartiendo en el cumpleaños de una de mis mejores amigas del colegio. Realmente tenía siglos que no iba a ese lugar (bueno no tanto) y la verdad es que está un poco cambiado (ahora lo encuentro peor que la última vez que fuí). Llegué casi al final de la actividad porque había salido tarde del trabajo y tenía algunas cosas pendientes antes de llegar allá, bueno, duré casi dos horas ahí y desde que llegué como no había tenido tiempo de cenar estuve esperando por un mozo casi hasta que me fui para pedir una simple Smirnoff y así apaciguar el hambre que tenía hasta que saliera a comer algo y como la mesa de la cumpleañera tenía una persona asignada para que la atendiera cada vez que llamaba o me acercaba a otro mozo para que me hiciera caso me decía si, en breve... todos en la mesa estaban con las copas, vasos y botellas vacios y este señor nada de aparecer, cuando llegó el mozo (al que uno de los que estaban en la fiesta había interceptado) con la bebida vi la gloria pero después que me la tomé no se me ocurrió volver a pedir más nada no fuera a ser cosa que durara otra hora más que por cierto no iba a poder resistirla del sueño que tenía en ese momento y así esos BÁRBAROS te ponen un letrero en su interior que dice: BEBA NO SEA...



Una de las cosas que más me molesta es estar esperando sin necesidad en un lugar cuando estoy pagando mi dinero, considero que los propietarios de este lugar deberían poner más personal o escoger uno que sea más eficiente y rápido, porque eso le resta clientes, la verdad es que no entiendo la metodología de algunos empleadores con respecto a esto.

Algo así me pasó en Pala Pizza de la Roberto Pastoriza fui a comer hace un tiempo y llegué como a la 1:00 P.M. y todavía eran las 2:30 P.M. y no me habían atendido y eso que a esa hora estábamos solo mi acompañante y yo y apenas nos habían llevado un refresquito a la mesa y yo muerta del hambre esperando por un calzón que había pedido, estaba que si me pinchaban botaba chispas, luego de un largo rato hablando y bromeando (solo así duró tanto mi espera) solicitamos al gerente del establecimiento quien nos pide disculpas y que nuestra comida estará lista en 5 minutos, le dijimos que no que ya nos íbamos y nos dijo que los refrescos eran gratis, como no nos interesaba lo pagamos con el monto exacto que hacían y le dejamos RDS$1.00 de propina, viré mi cara y le dije GRACIAS esto es por el servicio. Qué pique más grande me dió, desde ese día jamás ni nunca he vuelto a pasar por ahí y al fin y al cabo ese fatídico día (para mi estómago) terminamos comiendo en Taco Bell.

4 commentaires:

Ruben dijo...

Viva La Fast food!!!!!
Viva Macdonald!
Viva taco Bell!
Si soy medico y...?

chuchy dijo...

amiga, que pique cuando pasan esas cosas, como si fueras invisible, !!que coraje!!

Pedro Genaro dijo...

Romy, lo mismo pasó en el Cumple de Matatán allá mismo!!!

jCarlos dijo...

hasta que no enseñemos a los negocios a respetar al consumidor siempre sera igual...