16.10.07

Martes Divino (4)

Esta mañana al llegar a la oficina recibí mi primera llamada más temprano de lo usual, era una de mis mejores amigas del colegio que me llamó desesperada llorando porque el padre de su hija y ella justamente a las 10:00 A.M. del día de hoy y luego de 7 años de casado firmarán los papeles del divorcio por "incompatibilidad de caracteres", al escuchar su llanto desesperado me quedé sin palabras, no encontraba que decirle porque me decía que se sentía muy sola, muy triste y que no sabía donde poner su dolor ni donde secar sus lágrimas y en ese preciso momento recordé que en el día de ayer uno de mis compañeros de trabajo me había impreso la párabola de las huellas y entonces procedí a leérsela para luego de terminar ponerle la canción "tu estás aquí" de Jesús Adrian Romero, lo cual la dejó un poco más calmada.
Muchas veces sentimos la necesidad de sentirnos acompañados, amados, protegidos pero siempre olvidamos que NO estamos solos y que el vacio existencial que tenemos en nuestras vidas no podrá ser llenado con cosas materiales hay que dejarse amar, es increíble que exista Alguien que te diga yo te quiero cuidar, proteger, ayudar y aún así le demos la espalda y Él siga paciente en su espera por nosotros.
"Huellas en la Arena"

Una noche soñé que caminaba a lo largo de una playa, acompañado por Dios.
Durante la caminata, muchas escenas de mi vida fueron proyectándose en la pantalla del cielo.
Según iba pasando cada una de esas escenas notaba que unas huellas se formaban en la arena.
A veces aparecían dos pares de huellas, en otras solamente aparecía un par de ellas.Esto me preocupó grandemente porque pude notar que durante las escenas que reflejaban etapas tristes de mi vida, cuando me hallaba sufriendo de angustias, penas o derrotas, solamente podía ver un par de huellas en la arena. Entonces le dije a Dios:“Señor, Tú me prometiste que si te seguía tú caminarías siempre a mi lado.
Sin embargo, he notado que durante los momentos más difíciles de mi vida había sólo un par de huellas en la arena.
¿Por qué cuándo más te necesité no estuviste caminando a mi lado?”El Señor me respondió:“Las veces que has visto sólo un par de huellas en la arena, hijo mío, ha sido cuando te llevaba en mis brazos”.
Jesús Adrian Romero/ Tu estás aquí


7 commentaires:

R.E.L. dijo...

Siempre me ha gustado esa historia.

Santiago dijo...

Dios siempre nos tiene buenos regalos guardados y nunca nos abandona, aunque a veces nos sintamos solos.

Saludos!

Ginnette dijo...

Esa historia siempre me ha encantado. Y en momentos dificiles la traigo a mi mente.
Que dificil situación de tu amiga. Es muy duro.Dale mucho apoyo. Lo necesita.
Un abrazo.

Arish dijo...

Romayris!!!! tenia un tiempecito sin poder leer ni un blog ;(, me alegro de leerte de nuevo y qué buena reflexion encuentro a mi llegada!!!
Dios nunca nos abandona, es que nosotros queremos siempre que las cosas sean como deseamos y cuando las deseamos, pero El es el que sabe como y cuando!
Saludos!

Pedro Genaro dijo...

Recuerdo que estando en primaria alguien me regaló una tarjetita plástica con esta historia y leerla siempre me impactó.

Gracias por regalarnos estas canciones, a veces nos llegan cuando más las necesitamos. Particularmente, debo confesar que todas y cada una de estas canciones son de mis favoritas de música cristiana.

Wander dijo...

Siempre te dejas usar de Dios mi querida Romy, excelente mensaje "aunque nosotros seamos infieles, él permanece fiel", bendiciones para ti y para tu amiga.

Rom@&ris dijo...

REL, me alegro que te guste.Saludos.

Santiago, así es.

Ginnette, a mi esta historia me saca de las depre en las que algunas veces intento caer cuando me siento muy cargada y mal. Abrazos

Arish,Bienvenida .

Pedro, me alegra saber que la escuchas.

Wander, excelentes palabras amigo.