7.9.07


He estado en los abismos de la pobreza y la enfermedad. Cuando se me pregunta cómo soporto las pruebas que todos tenemos que pasar, contesto siempre: “Resistí ayer y puedo resistir hoy”. He conocido la penuria, la lucha, la ansiedad y la desesperación. Siempre he tenido que trabajar más allá del límite de mis fuerzas. Cuando paso revista a mi vida, compruebo que es un campo de batalla cubierto de los despojos de mis sueños no realizados, de mis esperanzas frustradas, de mis ilusiones perdidas; una batalla que siempre he librado con desigualdad y que me ha dejado herida y prematuramente envejecida.

Pero no me tengo lástima, no derramo lágrimas por las penas pasadas ni siento envidia de las mujeres que no han conocido nada de lo que debí sobrellevar porque yo he vivido y ellas apenas existieron. Sé cosas que ellas nunca sabrán. Veo cosas para las cuales ellas están ciegas. He aprendido en la gran Universidad del sufrimiento una filosofía que ninguna mujer que haya tenido una vida fácil puede adquirir.

He aprendido a vivir cada día según venga y a no añadir conflictos con el temor del mañana. Los contratiempos ya no me afectan. He aprendido a no esperar demasiado de los demás y así puedo disfrutar con el amigo que no me es del todo fiel o con el simple conocido que murmura a mis espaldas, y sobretodo he adquirido el sentido del humor, porque eran demasiadas las cosas ante las cuales no podía sino reir o llorar. Y cuando una mujer puede tomar a broma sus problemas en lugar de ponerse histérica, ya no hay nada que puede hacerle mucho daño. No lamento las penurias que he sufrido, porque a través de ellas he vivido plenamente cada momento de mi vida y ha valido la pena el precio que he pagado.

Este escrito lo dedico a todas las grandes mujeres que han sabido trascender y levantarse aunque hayan visto sus caminos amenazados por el fracaso.

Carta enviada por Dorothy Dix a Dale Carnegie, la cual fue publicada en el libro como superar las preocupaciones y lograr la felicidad.
La primera vez que la leí me sentí muy identificada con la misma, creo que en el transcurso de nuestra vida pasamos por momentos en los que vemos ocultarse el sol, pero más allá de nuestras lágrimas y desesperanzas, de nuestros conflictos internos siempre renacemos como el ave fénix.


Gracias Dios por cada nuevo amanecer y por cada nuevo empezar!

Fotos cortesía de mi amigo Pedro Genaro traídas desde su blog


8 commentaires:

Nelly Escotto dijo...

Cuando te leí, tanto tesón me recordó un poema que aprendí, en la adolescencia. Te lo mando, mujer valiente.

"No te des porvencido ni aun vencido
no te sientas esclavo siendo esclavo
tremulo de pavor piensate bravo
y arremete feroz si estas herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruín vulve a ser clavo, no la cobarde estupidez del pavo que amaina el plumaje al primer ruido.

Se como el fuerte, que al penar no gime o llora!
Si caes vulve a intentarlo, lucha y reza.
!Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo tu cabeza"

Alejandro Correa dijo...

Concho, muchacha, aquí si me sorprendiste…sobre lo que has dicho, lo que más me alegra es que hayas sobre pasado las pruebas y que las mismas te hayan dado las fuerzas necesarias para resistir las que pueden llegar…Muchas felicidades y recuerda la canción de Julio Iglesias… “Aquí hay que bailarlo todo, sin perder jamás el paso, te suelen soltar la mano si ven que hacia abajo vas” “vuela amiga, vuela alto…

Ginnette dijo...

Una de las cualidades que más admiro en las personas es su deseo de superación. Y no solo a nivel educativo o económico. Es superar las situaciones. Los problemas que se presentan en el camino.
Sabiendo que salimos más fortalecidos, mejores personas.
Me encantó tu post. Te felicito!

wasarry Say nO MOre dijo...

Lindas palabras, es bueno saber que aun en días de invierno exsite la felicidad para muchos.

Afectos desde el norte.

Arish dijo...

Que lindas tus palabras romy!!
"cuando una mujer puede tomar a broma sus problemas en lugar de ponerse histérica, ya no hay nada que puede hacerle mucho daño"
Disfrute muchisimo este post.
Saludos!!

v.vicens dijo...

Hola Romy.
Como estas corazón?. Leyendo tus palabras uno no más que puede unirse a tu plegaria y decir que nos cuentas veredades como catedrales y que cuando nunca se ha tenido casi nada y has salido airosa no se necesita pues tantas cosas que realmente carecen de valor.
La superación de esos problemas hace ver las cosas desde otro prisma y siempre con una humildad nunca vista.
Recuerdos desde España.
Besos.

Cheluca dijo...

Es necesario sufrir en la vida para valorar los momentos de felicidad.
Levantarse para seguir caminando.
Todo eso cuesta, pero... se puede!
Ánimo y felicidades... eres una sobreviviente!

Arish dijo...

Que lindas tus palabras romy!!
"cuando una mujer puede tomar a broma sus problemas en lugar de ponerse histérica, ya no hay nada que puede hacerle mucho daño"
Disfrute muchisimo este post.
Saludos!!