11.9.07

Martes Divino (1)

En cierta ocasión un evangelizador fue enviado a predicar a un pueblo totalmente descarriado y ateo, duró tres años recorriendo cada rincón del mismo entrando a bares y cabarets, predicando la palabra de Dios con su biblia siempre en las manos, pero el pecado de avaricia, egoísmo y envidia estaba tan arraigado en los corazones de los habitantes que vivían allí que no logró ningún cambio.
Un día un joven se le acercó y le dijo: Si sabes que no lograrás ningún cambio en estas personas a pesar de haber predicado desde las montañas más altas hasta las más bajas, en el templo sin asistencia alguna, ¿No crees que es el momento de darte por vencido y regresar por donde viniste?; él le respondió: Aún no pierdo la esperanza de cambiar a más de uno, pero sigo predicando en voz alta para que no se me olvide a mi que vine con un fin específico enviado por mi Padre que me ama y me ve desde el cielo.
Anoche cuando llegaba a mi casa del trabajo sentí que al entrar en mi habitación mis ánimos bajaban, entonces recordé que en la mañana había dejado a medias un Cd de canciones cristianas variadas que hice hace un tiempo y justamente las dos últimas que me faltaban por escuchar le cambiaron el color a mi noche. Después de escucharlas salí a pasear a mis perros y me vino la idea de hacer este post fijo.
En la vida tenemos tantas cosas que nos son dadas diariamente de manera gratuita y nunca agradecemos por ellas, talvez porque entendemos que es una obligación que Dios tiene con nosotros y no es así. Hay muchas personas que se duermen plácidamente de noche y nunca despiertan, tantas que no pueden ver, que no pueden hablar o caminar, tantas que no tienen sus brazos para escribir, tantas con hambre y sin ropa, sin educación, sin techo ni familia y a pesar de nosotros tenerlo todo no damos gracias por las bendiciones diarias recibidas.
Gracias Señor! por cada nuevo amanecer, por cada nuevo empezar, por todo lo que me das aún yo olvide darte las gracias.
Jesús Adrian Romero / Sumergeme



Cansado del camino, sediento de ti un desierto he cruzado, sin fuerzas he quedado,vengo a ti. Luché como soldado y a veces sufriy aunque la lucha he ganado, mi armadura he desgastado,vengo a ti.

Cansado del camino, sediento de ti un desierto he cruzado, sin fuerzas he quedado,vengo a ti. Luché como soldado y a veces sufri y aunque la lucha he ganado, mi armadura he desgastado,vengo a ti.

Sumergeme!! en el rio de tu espiritu, necesito refrescar este seco corazón, sediento de ti. (x2)

Cansado del camino, sediento de tiun desierto he cruzado, sin fuerzas he quedado,vengo a ti.Luché como soldado y a veces sufri y aunque la lucha he ganado, mi armadura he desgastado,vengo a ti.

Sumergeme!! en el rio de tu espiritu, necesito refrescar este seco corazón, sediento de ti. (x2)

Sumergeme!!

Levanto mis manos / Samuel Hernández



Levanto mis manos aunque no tenga fuerzas.

Levanto mis manos

aunque tenga mil problemas.

CORO

Cuando levanto mis manos

comienzo a sentir

una unción que me hace cantar.

Cuando levanto mis manoscomienzo a sentir

el fuego.


Cuando levanto mis manos

mis cargas se van,

nuevas fuerzas Tú me das.

Todo eso es posible,

todo eso es posible,

cuando levanto mis manos

11 commentaires:

Ligia Martínez dijo...

Romayris, no sé la magia que tienen tus palabras para tocar corazones áridos como acaba de ser tocado el mio, no frecuento ninguna iglesia ni sigo religiones, pero me caló tan profundo este escrito que me ha sacado lágrimas.

En un mundo donde lo virtual nos está dominando, donde la tecnología está en todos lados nos olvidamos de lo esencial que es Dios, el ser agradecidos, porque nos da tanto amor, porque nos acompaña aunque no lo veamos. Hoy me uno a tus gracias y le digo a Dios, gracias por este nuevo amanecer, porque estoy viva, porque tengo a mis padres, a mis hijos, tengo mi hogar, mi trabajo.

Perdóname Señor por sólo recurrir a ti cuando me veo en situaciones apretadas, a partir de hoy prometo acercarme más a ti aunque sea con una brevisima oración.

Romayris, gracias porque sin estarlo esperando has volteado la mirada de una, (yo).

Ojalá y más de uno se sientan tocados con este post.

Pedro Genaro dijo...

Romayris, te felicito de corazón. Cuantas cosas recibimos y cuan pocas veces nos detenemos a dar gracias. Cuando algo me afecta lo que hago es detenerme y contar mis bendiciones...creeme que siempre son mucho mas que las aflicciones y aun por estas ultimas debemos dar gracias, porque nos ayudan a formar nuestro carácter y a perfilar mejor nuestras decisiones futuras.

Nelly Escotto dijo...

Muy hermoso.
El agaradecimiento es algo que no caracteriza a nuestra generación, las exigencia de pequeños burgeses si lo son. Mientras tenemos a Dios como nuestro sirviente, nos olvidamos mucha veces que más bien nosotros debemos servirle a Él. Todo empieza por agracecimiento, que nos lleva al amor, que nos lleva a darnos a nosotros mismos.
Buena reflexión...
Un abrazo,
Nelly

Anónimo dijo...

que Dios te siga iluminando en su gracia y misericordia, eres un sol en la vida de muchos sobretodo en la de tus amigos cercanos.

gracias por tu amistad INCONDICIONAL

te quiero ro

paty

Cheluca dijo...

Me gusta esa canción "Levanto mis manos"
Es cierto lo que dices, Dios nos da las cosas y nosotros creemos que es obligación, y por lo tanto, no agradecemos.
Gracias por recordármelo.

Ginnette dijo...

La canción Sumergeme me encanta. La ponemos tantas veces en el carro que hasta mi hija de 3 años sabe algunas partes.
Hay una canción que se llama Por qué me amas tanto? de Junior Kelly que provoca en mi este sentimiento.
Mientras más lucho más amor recibo.
Gracias Señor por tantas bendiciones.
Gracias por este post.

Wendy5 dijo...

Gracias por ese post tan hermoso y gracias por recordarnos lo maravilloso que es Dios pues siempre nos da tanto apesar que casi nunca le agradecemos. Un abrazo Amigita cuidate.

Abraham Frias (abrahamfrias01@yahoo.com) dijo...

H eleido de tus Historias ..me he reido de algunas..jajajaj....gracias por lo de mi blog...y mis foticos...;)

R.E.L. dijo...

Que bueno que harás esto semanalmente. "Levanto mis manos" me gusta a pesar de que no escucho mucha música cristiana.

Rom@&ris dijo...

Ligia, que bueno que pudieras ser tocada y tuvieras la humildad de agradecer. En lo adelante y tal como escribí dejaré este post fijo los martes.Gracias por tu visita.

Pedro, Gracias por tus palabras, que bueno es que cuentes tus bendiciones en vez de las aflicciones.

Nelly, qué decirte, gracias por la amistad que estamos poco a poco construyendo aún sin conocernos, eres una persona sumamente especial.Un abrazo a ti también.

Paty, la mujer más ocupada del mundo, no sé ni como tienes tiempo para leerme, gracias por el obsequio que me hiciste llegar y mil bendiciones para ti también. Yo también TQM.

Chelu,es bueno hacer altos en el camino y dar gracias por lo recibido.Cuando estoy muy agitada yo "Levanto mis manos" al cielo.

Ginette, la primera vez que escuché esa canción estaba pasando por un tremendo pique en la oficina, alguien me llamó a mi extensión y me la puso desde ese instante y cada vez que el rio se va a desbordar le digo en silencio a Dios "Sumergeme".

Wendy, el mensaje debe llegar siempre a través de alguien y siempre llega a través de quien no conocemos. Un abrazo.

Abraham, tu blog está muy chulo últimamente y gracias a mi amigo Pedro he aprendido a valorar y apreciar los blogs de fotografía, creo que mi sensibilidad en ese sentido ha aumentado.

Rel, que bueno verte escribiendo en este post a pesar de que la música cristiana no está ligada directamente contigo. Ante cualquier situación adversa que se presente en tu vida no olvides levantar las manos y encontrarás en tu propio interior la paz y tranquilidad, así como la respuestas que necesites.

Gracias a todos por sus respuestas.

Wander dijo...

Perdon mi querida Romy, no me cierres que yo no me puedo quedar sin decir algo en este post, no había podido entrar pero ya estoy aquí. Lo que escribiste es bello, profundo, y es como que si yo sintiera cómo vibraba tu corazón cuando escribías, porque el mío también vibró cuando lo leía. Esas palabras salieron de lo más profundo, de eso no hay dudas, y no fue casualidad, no, Dios tiene propósitos contigo, y tanto es así que mira la reacción a tus palabras, hicieron vibrar muchos corazones. Dios te bendiga Ro, sigue albergando esos hemosos sentimientos y déjate usar del Señor.